Visor de contenido web Visor de contenido web

Senda Verde El Molín del Ponticu

Senda Verde El Molín del Ponticu

Casa en la Collada de Isornu

Localización:
Concejo de Sobrescobio
Itinerario:
Ladines-Molín el Ponticu-Ladines
Dificultad:
Baja
Distancia:
1,5 km 
Duración:
30 min

Descripción:

 

En la plaza de Ladines encontramos el panel señalizador de esta corta senda circular, muy recomendable para un corto paseo por el pueblo y sus alrededores, disfrutando del encanto de su caserío y de espléndidas vistas.

Desde la plaza, tomaremos el primer camino que sale a la izquierda y tras pasar unas casas y un pilón de agua hay que girar a la derecha para llegar al lavadero LA Fuente, donde nos podremos refrescar antes de proseguir el paseo.

En el siguiente cruce, junto a un grupo de casas con corredor, se gira a la derecha y en el próximo cruce a la izquierda, para continuar por una calle que desemboca en la iglesia de San Pedro de Ladines.

Desde aquí se toma el camino que sale a la izquierda, y tras pasar las antiguas escuelas la ruta gira a la derecha. Entre praderías y pomares se avanza por un sendero ancho en el que girar a la derecha en el segundo cruce para adentrarnos en un espeso castañero.

Unos metros más adelante un panel nos indica que debemos girar de nuevo para llegar al paraje en el que se encuentra situado el Molín el Ponticu, abierto para su visita, aunque debemos dejarlo cerrado después de ver su interior.

Aquí, un panel nos describe su funcionamiento, y en su parte trasera hay unas escaleras que permiten acceder a los canales que traen el agua para realizar la molienda.

Tras la vista el molino, se vuelve al camino principal hasta llegar a un cruce en el que hay que girar a la derecha para coger un sendero que lleva al llamado camino del Ponticu, que en suave ascenso llega a La Lláscara, desde el cual se contempla una magnífica panorámica de Soto de Agues y la sierra del Crespón.

Sólo resta callejear por Ladines en un agradable recorrido en el que podremos admirar sus construcciones tradicionales para regresar de nuevo a la plaza, punto final de nuestro paseo.